10 Consejos para volver a enamorar a tu marido

Sientes que tu marido se está desenamorando de ti y quieres saber qué puedes hacer al respecto.

Mira, todos pasamos por momentos difíciles en nuestras relaciones. Seguro que hay momentos en los que los matrimonios se vuelven rutinarios, y parece que tu chico se está desenamorando de ti.

La buena noticia es que hay muchas cosas que puedes hacer para reavivar la pasión y rectificar esa situación.

Créeme, muchas mujeres casadas han estado en esa misma situación antes y han logrado girar con éxito la aguja del amor a su favor.

Cuando entiendes la psicología masculina y lo que hace actuar a los hombres, es mucho más fácil hacer que tu marido se enamore de ti de nuevo.

En este artículo, voy a repasar todo lo que ha funcionado con mis amigas y conocidas para reavivar la llama en su relación.

Recuerda, si otras innumerables mujeres pueden hacerlo, entonces no hay razón para que tú no puedas.

Tenemos mucho que cubrir así que vamos a empezar.

1. Haz que se sienta necesario

Sé que los tiempos han cambiado y que las mujeres independientes están de moda hoy en día, pero a los hombres les encanta sentirse necesitados.

Atribúyelo al pasado evolutivo de los hombres de ser el protector y el proveedor en la relación. Los hombres tienen el instinto de hacerte sentir cómoda y segura.

Pero si tu marido siente que no lo necesitas activamente en tu vida, puede perder la confianza en sí mismo y en la relación.

Sé que probablemente tienes tu propia vida bajo control, pero ¿por qué no hacer que tu marido haga algo por ti? Eso es todo. Sólo pídele ayuda.

No solo le darás un propósito (al fin y al cabo, es tu marido y quiere ser un buen proveedor), sino que también verás cómo está dispuesto a ayudarte.

En otras palabras, demuéstrale a tu marido que es el hombre en el que quieres apoyarte. ¿Y lo mejor? Eso es exactamente lo que él quiere.

2. Haz tiempo para hacer cosas divertidas juntos

Cuando el matrimonio se hace más denso, es fácil olvidarse de divertirse.

Cuanto más se entremezclan las vidas de ambos, más tiempo parece que se dedican a las tareas de cada uno y a perder el tiempo en cosas sin importancia, en lugar de tener citas y aventuras emocionantes.

Esto es en parte, una consecuencia inevitable de estar casados. Pero poder hacer cosas sencillas juntos, salir de fiesta algunas noches o comer un helado en el parque, forma parte de la creación de un vínculo fuerte y duradero.

Pero por desgracia, caer en la rutina puede ser una razón importante para que un marido se desenamore.

Así que ten en cuenta esto:

  • El hecho de estar casados no significa que se haya acabado la diversión.
  • Es vital que no permitas que tu relación acabe siendo sólo pasar las noches en casa y ahorrar para el futuro. No se trata de que elijas entre uno u otro.

¿Conoces la famosa frase de ruptura “te quiero pero no estoy enamorado de ti“? Lo que suele significar realmente es “ya no hacemos cosas divertidas juntos“.

Divertirse juntos forma parte vital de una relación exitosa. Es una parte fundamental de lo que los une.

Al principio, la diversión era lo más importante. Ahora, no puede ser todo. Pero puedes asegurarte de que siga siendo una característica importante.

¿Cómo hacerlo? Puede ser aburrido, pero programa un “tiempo para la diversión”. Si no está ocurriendo de forma natural, entonces tienes que tomar medidas para asegurarte de que empiece a ocurrir.

Tal vez una cita casual el sábado por la noche, o una película el domingo, o simplemente una noche sensual de vez en cuando. Lo que sea que funcione para ti y tu marido.

3. Quiérete a ti misma

¿Te parece muy trillado? Pero si no te quieres a ti misma, ¿cómo puedes esperar que tu marido te quiera?

Piénsalo:

  • Si no te amas a ti misma, entonces crees que no eres digna de ser amada.
  • Y si crees que no eres digna de ser amada, entonces te cuesta construir una relación sana y duradera.

Todos lo hemos oído alguna vez. Las personas que tienen confianza en sí mismas y en lo que pueden ofrecer al mundo son más atractivas para quienes las rodean. Y eso no es diferente para tu marido.

Se trata de asegurarte de que te amas a ti misma y de demostrarle a tu esposo que eres más que digna de su amor e interés.

Piensa en tus primeras incursiones en el mundo de las citas cuando eras adolescente. A esa edad, la mayoría de nosotros somos nerviosos e inseguros de nosotros mismos. Al fin y al cabo, todavía estamos descubriendo nuestra identidad y nuestro lugar en el mundo.

Aunque algunas personas afortunadas son capaces de forjar relaciones duraderas a esa edad, la mayoría no lo consigue. ¿Por qué? Porque no han aprendido a quererse lo suficiente como para conseguirlo.

A medida que crecemos, aprendemos a querernos a nosotros mismos. O al menos, esa es la teoría. Pero quererse a uno mismo puede ser difícil, incluso para la persona más segura de sí misma.

Hemos crecido creyendo que querernos a nosotros mismos es arrogante y narcisista, pero en realidad es todo lo contrario.

Muéstrale a tu marido que te amas y te preocupas por ti misma, y le estarás dando una hoja de ruta para que él te ame.

Entonces, ¿cómo puedes aprender a amarte a ti misma?

Definitivamente es difícil, pero lo que debes tener en cuenta es que se trata de lo que me gusta llamar “autoaceptación radical“.

La autoaceptación radical significa reconocer que eres quien eres y que eso está bien. No se trata sólo de aceptar tus defectos, sino de celebrar todo lo que eres.

Nadie es perfecto. Todos cometemos errores. Todos hacemos cosas de las que podemos arrepentirnos. Pero muchos de nosotros pasamos gran parte de nuestro tiempo intentando cambiar.

A menudo pensamos: “si pudiera perder peso, saldría y socializaría más“. O “si fuera mejor en el trabajo, entonces iría por un ascenso“.

La autoaceptación radical significa ser capaz de amarse a sí mismo en su totalidad, incluso las partes que no nos gustan o que preferiríamos cambiar. Cuando logras hacerlo, dejas de ponerle barreras a tu propio progreso.

Dejas de preocuparte por no ser lo suficientemente buena y empiezas a perseguir objetivos y sueños sólo porque quieres.

Significa decir “soy quien soy y voy a vivir mi vida al máximo ahora, en lugar de esperar a que las cosas cambien”.

Cuando una mujer tiene la valentía de amarse a sí misma, entonces un hombre no puede evitar sentirse atraído por esa audacia.

4. Haz que tu marido se sienta un héroe

Si quieres que tu marido vuelva a enamorarse de ti, debes hacerle sentir como tu proveedor y protector, y como alguien a quien admiras de verdad.

En otras palabras, tienes que hacerle sentir como un héroe (aunque no exactamente como Thor).

Sé que parece una tontería. En los tiempos que corren, las mujeres no necesitan que alguien las rescate. No necesitan un “héroe” en sus vidas.

Y no podría estar más de acuerdo.

Pero aquí está la verdad irónica. Los hombres todavía necesitan ser un héroe. Porque está incorporado en su ADN el buscar relaciones que les permitan sentirse como un protector.

Los hombres tienen sed de ser admirados. Quieren dar un paso al frente por la mujer en sus vidas y servirla, proveerla y protegerla. Esto está profundamente arraigado en la biología masculina.

Quiere verse a sí mismo como un proveedor. Como alguien que realmente quiere y necesitas tener cerca. No como un mero accesorio, un “mejor amigo” o un “socio”.

Si no le haces sentir esto, se sentirá menos hombre. Castrado. Y tu marido perderá interés en ti con el tiempo.

Ahora bien, no puedes desencadenar su instinto de héroe simplemente profesándole tu admiración la próxima vez que lo veas. A los hombres no les gusta recibir premios solo por participar.

Un hombre quiere sentir que se ha ganado tu admiración y respeto. Sé que encontrarás la manera de demostrarle que se ha ganado tu admiración, después de todo, tú lo conoce mejor que nadie.

5. Deja que te eche de menos

Sé que esto suena un poco extraño. Seguro piensas que para conseguir que tu marido se vuelva a enamorar de ti, necesitas, ya sabes, pasar tiempo con él, pero escúchame primero.

Pasar tiempo separados es saludable para las parejas. Les da tiempo para vivir su vida de forma independiente y crecer como personas por separado.

Si pasan cada momento con el otro, corren el riesgo de ser codependientes y de que se desarrolle una relación tóxica. Créeme, eso es lo que NO quieres.

Cuando te ocupas en otras actividades que no implican a tu marido, y él hace lo mismo, también tienen más cosas de las que hablar cuando pasan tiempo juntos.

El hecho es que pasar tiempo separados les permite desarrollar un equilibrio en la relación. Además, y lo más importante, les da la oportunidad de echase de menos el uno al otro.

La mayoría de las personas, nos damos cuenta de cuánto queremos a alguien cuando no está cerca.

Cuando él pase tiempo lejos de ti, verá lo mucho que te echa de menos, y si te echa de menos, es garantía de que querrá volver a encender el fuego de la pasión.

10 Maneras volver a enamorar a mi marido
Recuerda guardar este pin en tu Pinterest

6. Aprender a dar las gracias

No es de extrañar que a todos nos guste sentirnos apreciados, pero cuando nos atascamos en nuestras rutinas, tendemos a olvidarnos de agradecer a nuestras parejas las pequeñas cosas que hacen.

Así que ponle fin a eso y da las gracias a tu marido siempre que haga algo por ti. Es una palabra que sin duda mejorará tu relación.

Después de todo, apuesto a que hay muchas cosas normales que tu esposo hace por ti, como llevarte al trabajo o arreglar un grifo que gotea, que olvidaste agradecerle.

Arriba hemos hablado de la importancia de hacer que tu esposo se sienta necesario. Esto es exactamente lo mismo.

Si aprendes a agradecerle y apreciar lo que hace, se sentirá más valorado, lo que garantiza que se sienta mejor en tu matrimonio.

7. Cada vez que le veas, dale un abrazo y un saludo cariñoso

Olvida lo que dice la mayoría de la gente. Los pequeños detalles SÍ cuentan.

Los saludos y las despedidas son rutinas que hacemos todos los días y la mayoría de nosotros tenemos el hábito de ser bastante sosos y aburridos al respecto.

Pero si le das a tu marido un cálido abrazo y un beso cada vez que lo ves después del trabajo, o incluso cuando te despides por la mañana, se sentirá muy bien consigo mismo.

Es una rutina sencilla a la que se acostumbrarán y que les animará cada vez que lleguen a casa después del trabajo.

De hecho, las investigaciones sugieren que el afecto físico está relacionado con una mayor satisfacción en las relaciones románticas.

Así que tómate el tiempo de demostrarle a tu marido que le vas a echar de menos cuando no esté y que te hace ilusión verle cuando regrese. Le servirá a tu matrimonio de maravilla.

8. Prueba la regla de los 10 minutos

La regla de los 10 minutos es un término usado en el tema de relaciones, para referirse a una sesión informativa diaria en la que tú y tu pareja sacan tiempo para hablar de cualquier cosa, excepto de los niños, el trabajo y las tareas o responsabilidades del hogar.

Por supuesto, para llevar a cabo esta actividad querrás tener algunas preguntas planificadas de antemano que puedas hacer.

He aquí algunas ideas:

  • ¿Cuál es la cosa por la que quieres que te recuerden?
  • ¿Cuál crees que es tu rasgo más fuerte?
  • ¿Cuál crees que es la mejor canción de todos los tiempos?
  • Si pudieras cambiar una cosa en el mundo, ¿qué sería?

La idea es hablar de algo que no sea rutinario. Hablar de algo interesante.

Puede que pienses que sabes lo que el otro piensa de todos los temas, pero seguro que te equivocas. Hay más cosas que aprender sobre todo el mundo.

Incluso podrían charlar sobre el pasado y todos los buenos momentos que han pasado juntos.

Eso garantizará que su mente divague en todos los momentos apasionados y divertidos que han tenido juntos.

9. Apoya a tu hombre desde la distancia

Ser un hombre no es tan fácil como crees. Ellos necesitan el impulso para convertirse en el proveedor de la relación, y al mismo tiempo ser la roca en la que la familia puede apoyarse en los momentos difíciles.

La mayoría de los hombres crecen siendo enseñados que no deben mostrar ningún signo de debilidad y que tienen que triunfar en todo lo que hagan.

Y vaya que la competencia es feroz. Por eso algunos hombres pueden volverse irritables y molestos.

Y también es la razón por la que necesitan todo el apoyo de su mujer. Si él tiene sus propios sueños y aspiraciones personales, anímalo. Sé su apoyo número uno.

Considera que son tú y él contra el mundo, y que vas a apoyarle para que ambos tengan éxito.

En realidad, éste es un aspecto con el que luchan muchas parejas, especialmente las relaciones que se están volviendo tóxicas.

Tienden a menospreciar al otro sin darse cuenta. Esto suele ocurrir cuando hay un nivel de competencia en la relación, y están constantemente tratando de superar al otro.

¿Pero sabes a qué conduce esto? Al resentimiento y la amargura, que como puedes imaginar, son increíblemente poco saludables para cualquier relación. Por favor, no sean uno de esos matrimonios.

Una relación en la que se apoyan mutuamente de forma incondicional es mucho más sana y satisfactoria. También hay mucho más espacio para que ambos crezcan en todas las áreas de su vida.

10. No intentes cambiarle

Cuando pasas tanto tiempo con alguien, en este caso tu marido, siempre vas a encontrar algunas cosas que son molestas.

Esto no significa que debas tratar de cambiar cada pequeña cosa molesta de él. Es muy difícil que las personas cambien, y cuando alguien sigue presionándolas para que cambien, es aún menos probable que lo hagan.

Los hombres que están con mujeres que constantemente hacen sugerencias sobre lo que podrían hacer mejor tienden a cerrarse para ellas.

De hecho, esta es una razón común por la que un hombre se desenamora de una mujer.

¿Cuál es mi sugerencia?

Presta atención a lo que le dices a tu esposo. Si le dices constantemente “Deberías…” todo el tiempo, es posible que quieras retractarte o él seguirá desenamorándose de ti.

No me malinterpretes:

No estoy sugiriendo que no le menciones algo que él esté haciendo y que esté dificultando seriamente tu calidad de vida. Obviamente, si es algo grande, que podría ser un factor de ruptura en el futuro, debes hablar de ello.

Pero si son cosas pequeñas, es decir, ligeras “molestias”, intenta verlas de otra manera.

Acepta y acoge sus peculiaridades. Le harás la vida más fácil y no se sentirá tan presionado para cambiar su comportamiento contigo.

Finalmente, ten en cuenta que el hecho de que un matrimonio tenga problemas no significa que esté destinado al divorcio.

La clave es actuar ahora para cambiar las cosas antes de que empeoren.

Compártelo en tus redes sociales

Deja un comentario