Cómo hago para dejar de discutir con mi pareja

¿Cuál es la causa por la que nosotros peleamos más con las personas que más queremos? ¿Es solo porque somos dos personas diferentes con dos mentes completamente separadas que pasan mucho tiempo juntas y están obligadas a verse la cara constantemente?

¿O es algo más profundo, algo más íntimo?

Desafortunadamente, por lo general son las personas más cercanas a nosotros, las que nos detonan más emocionalmente. Nuestras reacciones, o sobrerreacciones, pueden por lo tanto estar mucho más ligadas a nuestra historia personal, que incluso a la situación que esté pasando en el momento presente.

Así las cosas, podría decirte que el secreto para dejar de discutir con tu pareja es simple: evita la discusión.  Este consejo puede sonarte extremadamente fácil, pero la parte difícil es tragarte tu orgullo cuando sientes que estás en lo correcto, ya que nadie quiere estar equivocado o ser corregido por el otro.

Pero, en caso de que no puedas haber evitado en primer lugar la discusión, a lo largo este artículo vas a encontrar consejos prácticos para lograr una comunicación más efectiva en tu relación.

Cómo dejar de discutir con mi pareja
Guarda este Pin en Pinterest

¿Cómo dejar de pelear con mi novio?

Cuando tu sentido del orgullo resulta herido, tu primera reacción instintiva es la defensa. Quieres venganza y la vas a buscar manteniéndote firme en tu punto e iniciando una batalla verbalmente. Discutirás y defenderás tu bando hasta que demuestres tu punto de vista.

Pero antes de enfrascarte en la discusión, tómate un momento y hazte estas preguntas:

  • ¿Qué pasa cuando ganas?
  • ¿Qué obtienes cuando ganas?
  • ¿Mereció la pena luchar por lo que obtuviste cuando ganaste?

Ahora, aunque sientas que has ganado algo, esto es lo que realmente obtienes:

  • Él gana, tú pierdes, nadie es realmente feliz.
  • Tú ganas, él pierde, nadie es realmente feliz.
  • Ambos deciden dejar de hablar y nadie es realmente feliz.
  • Ambos están enojados. Ninguno de los dos ganó nada.

En este orden de ideas, hay muchas actitudes destructivas que las personas toman durante una pelea, que tienden a empeorar el conflicto en lugar de ayudar a resolverlo.

Intenta evitar cualquiera de las siguientes:

1. Obstruir

Se da cuando te retiras totalmente y te niegas a discutir el tema. Esto normalmente deja la conversación sin ningún lugar a donde ir. La obstrucción es a menudo usada por personas a las que no les gusta el conflicto y por lo tanto tratan de evitarlo.

Lee también  Es verdad que los hombres siempre vuelven

Es muy común en las relaciones que un miembro de la pareja habitualmente se aísle mientras el otro se frustra tratando de obtener respuestas.  

2. Criticar

Comentar negativamente una y otra vez, el problema actual. Por ejemplo, decir: “Siempre eres tan olvidadizo”. Esto puede causar que la otra persona se sienta atacada y amenazada.

Este comportamiento a menudo crea una respuesta muy defensiva, y puede ser el detonante de un verdadero combate a gritos.  

3. Despreciar

Las burlas, la hostilidad o el sarcasmo. “Te crees muy listo”. Esto es muy improductivo y puede causar que la otra persona se sienta humillada y menospreciada.

4. Ponerse a la defensiva

Esto es cuando te defiendes agresivamente y te justificas ante la otra persona. “No tienes ni idea de cuánto tengo que recordar cada día”. Es probable que la otra persona se sienta atacada por esto y que la discusión se intensifique.

También, hay que examinar por qué empezaron a discutir en primer lugar.

¿Por qué estás discutiendo con tu novio?

La mayoría de las veces que las parejas empiezan a discutir es realmente por las cosas más tontas.

Por lo general, no es nada lo suficientemente grave como para iniciar la tercera guerra mundial; sin embargo, nosotros nos encontramos queriendo discutir cada vez que sentimos que “tenemos la razón”. Y cuando digo nosotros, me refiero tanto a hombres como a mujeres.

Entender en primer lugar por qué estás discutiendo, es la mejor manera de averiguar cómo resolver cualquier problema que tu novio y tú puedan estar teniendo.

Puede ser útil pensar en una discusión como una cebolla. La capa exterior es de lo que estás discutiendo, mientras que las capas más profundas que están debajo, representan los temas que están ocultos.

En otras palabras, a veces lo que discutimos es solo un síntoma de lo que va mal, no necesariamente la causa.

Si te das cuenta de que están discuten con mucha frecuencia o demasiado sobre el mismo tipo de cosas, puede ser una buena idea pensar en lo que realmente está causando el conflicto.

¿De verdad discuten sobre lo que creen que están peleando o hay otras cosas en la relación que los frustran o preocupan? 

Puede que también quieran considerar otras influencias: ¿ha habido algún cambio reciente en sus vidas que pueda haber ejercido una presión adicional sobre alguno de ustedes? Esto podría ser algo como un duelo, iniciar una nueva familia, una mudanza, problemas financieros o presiones de trabajo.

Lee también  +220 Preguntas que Puedes Hacerle a un Hombre

¿Quizás han estado pasando menos tiempo de calidad juntos que antes? ¿Ha habido algún incidente que uno o ambos estén luchando por superar? ¿Solían discutir menos? Y si es así, ¿por qué crees que es así?

Ver más allá de tus emociones y tratar de ver el contexto más amplio de la situación puede ser una gran manera de llegar al fondo de lo que está pasando.

Cómo evitar discusiones tontas con tu pareja
Guarda este pin en tu Pinterest

Cómo evitar discusiones tontas con tu pareja

Ya sabes lo que dicen, primero se debe buscar entender, antes de ser entendido y con un poco de empatía mejoramos la compresión del otro.

Entender de dónde viene, qué está pensando y sintiendo esa persona, nos muestra otro aspecto que habla más que sus propias palabras.

Ve si existe algún patrón que detona siempre las discusiones. Deja hablar a la otra persona, cuestiónalo y permite que a él solo, se le pasen las ganas de pelear.

A partir de ahí, trata de abordar las cosas de manera tranquila y constructiva. Esto puede ser muy difícil cuando te sientes emocional, así que tal vez quieras probar los siguientes consejos:

1. Elije un momento apropiado para hablar

Si crees que vas a empezar a discutir con tus emociones, puede que merezca la pena volver al tema cuando ambos se hayan calmado.

Asimismo, es una buena idea mantener la conversación en un momento en el que ambos puedan centrarse en ella, no inmediatamente antes de que alguien tenga que ir a trabajar o con la televisión encendida de fondo.

2. Trata de iniciar la discusión amigablemente

No entres con los tacones de frente, o con un comentario sarcástico o crítico. Puede ser útil empezar diciendo algo positivo, como: “Siento que nos llevábamos muy bien hace unos meses. Esperaba que pudiéramos hablar de lo mucho que hemos estado discutiendo últimamente”.

3. Usa declaraciones de “yo”, no de “tú”

Esto significa que tu pareja probablemente se sienta menos atacada y que tú te responsabilizarás de tus propias emociones. Por ejemplo, en lugar de decir “nunca me escuchas”, intenta decir: “Siento que no me escuchan cuando hablo contigo”.

4. Intenta ver las cosas desde la perspectiva de tu pareja

Es poco probable que una conversación sea productiva a menos que ambos participantes se sientan escuchados. Puede ser tentador intentar transmitir su punto de vista, pero si quieres resolver las cosas, es muy importante que también te tomes el tiempo de escuchar lo que tu pareja tiene que decir.

Lee también  El Ex Novio de Mi Amiga Me Invitó a Salir ¿Qué le Respondo?

Puede que tengan una perspectiva completamente diferente, por lo que tendrás que entender si quieres llegar a la raíz de lo que va mal.

Tratar de validar los sentimientos de la otra persona diciendo cosas como: “Tiene sentido para mí que te sientas así”, hace que tu pareja se sienta escuchada, lo cual puede ser muy poderoso.

5. Vigila la parte física

Si las cosas se están calentando demasiado, puede ser una buena idea tomarse un tiempo y volver una vez que ambos se sientan más tranquilos.

Decir algo de lo que luego te arrepientas porque estabas muy alterada solo empeorará la pelea y puede dejar los sentimientos seriamente heridos.

6. Prepárense para comprometerse

A menudo la única manera de llegar a una solución es que ambos compañeros cedan algo de terreno. Si ambos se aferran rígidamente al resultado deseado, la lucha probablemente seguirá y seguirá.

Puede ser que uno o ambos necesiten ceder un poco para poder dejar atrás las cosas. A veces, una solución imperfecta es mejor que ninguna solución. 

Palabras finales

Si primero escuchas y tratas de entender por qué está actuando de esa forma tu pareja, lograrás tener una comunicación más efectiva.

Puede llevar un tiempo cambiar los comportamientos negativos y aprender a discutir de manera constructiva y tranquila. Ya que, si te has acostumbrado a ciertos patrones de comportamiento, requerirá un poco de práctica antes de que estés lista para empezar a trabajar mejor juntos.

Sin embargo, trata de seguir adelante, porque una vez que te acostumbras a tratar los problemas de manera constructiva y tranquila, pueden producirse algunos cambios realmente positivos en tu relación.

Las relaciones son siempre un trabajo en progreso.  Si te peleaste con tu pareja, mira lo que pasó, piensa en lo que cada uno podría haber hecho mejor, y habla de ello.

Luego, perdonate a ti misma y a tu pareja y sigan adelante.

Compártelo en tus redes sociales

Deja un comentario